jueves, 2 de julio de 2015

Noche de ronda.


    La víspera de San Pedro, por la noche, los “Chiguitos de Marcelino” estuvieron de ronda por las calles de Nájera para amenizar las fiestas un año más. Comenzaron en la terraza del bar “La Fábrica”, donde los clientes disfrutaron a rabiar. Después recorrieron las calles del casco antiguo, para terminar dentro del Kien, el bar que regenta Manolo, porque en la terraza hacía fresco ya. Durante el recorrido, los “Chiguitos de Marcelino” fueron muy aplaudidos por los najerinos que se paraban a escucharlos tocar. Y el que suscribe disfrutó como un enano acompañándolos, a pesar de que al día siguiente tenía que madrugar.

miércoles, 1 de julio de 2015

III Campo de Trabajo Internacional.


     Desde ayer, 30 de junio, y hasta el próximo 12 de julio, se desarrollará el III Campo de Trabajo Internacional "Pasomalo". Esta actividad está organizada y dirigida por la Asociación Amigos de la Historia Najerillense, en colaboración con la ONG "Servicio Civil Internacional" (SCI). Durante esta campaña se acometerán trabajos de limpieza y recuperación del antiguo camino, conocido en Nájera como "El Pasomalo", que transcurre entre el Casco Antiguo y el río Cordovín. Es parte del camino que unía Nájera con los pueblos del Valle del Cárdenas y, especialmente, con San Millán, por lo que está integrado, como ramal secundario, en el conjunto histórico del Camino de Santiago.  El proyecto de recuperación de dicho camino se dividió en tres fases y ésta es la última. En fases anteriores se desbrozó el camino en sus partes más cercanas al casco urbano de Nájera, se limpió de maleza y de basuras arrojadas indebidamente y se adornó con árboles. En esta fase se realizarán trabajos similares en la parte más alejada de la población, además de reparar el trazado en algunos puntos en los que estaba a punto de desaparecer por la erosión. Los once participantes de este año vienen de distintos países europeos: Rusia, Polonia, Serbia, Finlandia, Taiwan, Eslovenia y República Checa. Los trabajos se complementan con un programa de actividades culturales con el objeto de que los participantes conozcan la cultura y la sociedad riojana e incluyen vistas por Nájera y localidades del entorno, visita a monumentos, a bodegas y talleres alfareros o una salida astronómica. 

¡Ya falta menos!


    Anoche, con treinta grados de calor y una increíble marcha, centenares de najerinos enterramos a nuestra protectora Venancia. Fue un funeral maravilloso, en el que niños, jóvenes y mayores bailaron hermanados hasta que el buen juicio de Músicos y danzantes aconsejó que era hora de ir a acostarse. Ya falta menos, pues, para que volvamos a desenterrar a nuestra querida Venancia los próximos sanjuanes. No se os olvide, Cantores míos, poner el año 1965 en vuestros móviles y ordenadores. ¡Hasta el año que viene!

martes, 30 de junio de 2015

Lo mejor, los Músicos.

Presente...

    El día San Pedro fue un tanto extraño. Apretaba mucho el calor y se le dio mucho al frasco. Las Vueltas estuvieron geniales. Así como el recorrido hasta la Plaza de España y las Vueltas finales. La zona ya fue otra historia. El calor agobiaba y había que refrigerarse. Los más precavidos le pegábamos a la Shandy, porque resultaba muy arriesgado quitar la sed con cervezas normales. Fue un día de luces y sombras, ya que algunos ni saben beber, ni saben lo que significan los “sanjuanes”. Pero fueron los menos. Y creo poder afirmar que fue un gran San Pedro, en líneas generales. Lo mejor, sin duda alguna, fueron nuestros Músicos. A pesar de haber sudado a mares hasta llegar a la Plaza de España, supieron contagiarse de la alegría de los danzantes, y, en una perfecta comunión, disfrutamos y nos emocionamos unos y otros a partes iguales. Dieron las tres Vueltas de rigor, más un bis, otro bis, y aplausos a raudales. Quede, pues, aquí reflejado, que nuestros Músicos son geniales.

Y futuro.

domingo, 28 de junio de 2015

Días de fruta y besos.


    Hoy quiero acordarme de ellos. De todos los “sanjuaneros” que ya no están entre nosotros. Quiero verlos dirigirse al cascajo a tomarse el chocolate con anís, ávidos de dar las Vueltas alrededor del viejo Quiosco. Han estado todo el año recogiendo chatarra o haciendo “chapuzas” para costearse las meriendas y los almuerzos, y confeccionando los artesanales paraguas de madera cubiertos con carteles de cine, y los ingeniosos inventos. Todos están nerviosos. Es el tiempo de la fruta y de los besos. Las najerinas se han puesto esos hermosos e insinuantes vestidos que dejan pieles níveas e impolutas al descubierto, y ellos saben que después de danzar alegremente con ellas en las Vueltas y durante el recorrido hasta la Plaza de España cantando el riquísimo folclore sanjuanero, vendrá el baile vermú en el Cine Doga y en el Cinema Club, donde intentarán dejar trazado el plan para la merienda de la tarde en las frondosas choperas o en las feraces huertas, e intentar robar, bajo la mezcolanza de olores veraniegos, esos ansiados y soñados besos. Los habrá con suerte y llegarán aún mucho más lejos. Pero todos serán inmensamente felices retozando en esos bucólicos parajes que componen huertas, alamedas, choperas, riachuelos, manantiales y Paseo. Después, una vez anochecido, dejarán en sus casas las cestitas, ellas, y los cestos, ellos, y se dirigirán al Casino a intentar fundir en un eterno abrazo sus ardientes cuerpos. Y se irán a dormir felices, porque, picarescamente, han procurado que sobrara merienda para repetir los escarceos amorosos el día siguiente. Y nacerán noviazgos, matrimonios y “sanjuaneros” nuevos. ¡Para todos ellos, con admiración y respeto!

miércoles, 24 de junio de 2015

No se le puede pedir más.


     A pesar de que los centenares de jovenzuelos que a primeras horas de la mañana se han apostado en la ribera del río Najerilla hacían presagiar lo contrario, todo ha salido de maravilla. El sol ha lucido sobre un cielo infinitamente azul, y la temperatura ha sido la propia de un día sanjuanero: calor al sol, y a la sombra fresco. Los najerinos han almorzado a cuerpo de rey, y, antes de dar las Vueltas, han tomado café y copa en los diferentes bares de la ciudad, para bailar y brincar incansablemente hasta llegar, después de cruzar la Calle Mayor, a la Plaza de España a dar las tres últimas Vueltas. Las cervezas entraban de maravilla, y el alcohol se quemaba enseguida. El comportamiento ha sido magnífico: juerga, alegría sana e infinidad de saludos y abrazos entre najerinos y forasteros. Los Músicos, como siempre, han estado a la altura, y, en la zona, hemos estado bailando y bebiendo en bendita hermandad hasta bien entrada la noche. Como podéis ver, Cantores míos, no se le puede pedir más a San Juan.